Orquídea Cambria


Orquídea Cambria

En la naturaleza existen una gran cantidad de orquídeas muy particulares y reconocibles sobre todo gracias al tipo de flor que es única para cada especie. Hablando de la Orquídea Cambria podemos decir que nació de un cruce entre dos especies particulares de orquídeas llamadas Vuylstekeara y Odontoglossum Clonius precisamente en el año 1911. Por su inmensa belleza esta orquídea recibió un premio en los años sesenta y es también de ese día que en algunos viveros cultivan orquídeas de determinadas especies, haciéndolas pasar por Cambria. Esta planta tiene varios tallos florales en los que es posible encontrar un máximo de 7 flores. Estos últimos tienen un color característico que es el rojo oscuro, aunque en ocasiones es posible encontrar vetas blancas.


Medio ambiente y exposición

La orquídea Cambiria no necesita temperaturas particulares para crecer y florecer. Por supuesto, su temperatura óptima es de alrededor de 23 ° C pero también tolera bien diferentes temperaturas. Una cosa importante a recordar es que Cambria necesita un ambiente bastante húmedo para sobrevivir de la mejor manera posible. En verano conviene trasladarlo al aire libre, o al menos en un lugar bastante ventilado, evitando corrientes de aire excesivas. Cuando se coloca en el balcón o en el jardín, es una buena idea no someterlo a la luz solar directa que podría dañar sus hojas.


Suelo

Como la mayoría de las orquídeas. Cambria es epífita y por eso necesita un sustrato particular para crecer. Es preferible insertar material inerte en el fondo del frasco, como poliestireno o corcho. Una vez hecho esto, puede insertar el sustrato real hecho de esfagno y corteza picada. Esto crea un hogar perfecto para las raíces, ya que les permite respirar y tener la cantidad adecuada de humedad.


Plantación y trasplante

Teniendo en cuenta que la orquídea Cambria caza nuevos pseudobulbos cada año junto con la floración, es necesario trasplantarla al menos una vez cada dos años. En cualquier caso, se trata de una operación muy delicada que se debe realizar sin causar daño a la planta pero en particular a las raíces. En primer lugar, antes de iniciar esta operación, el jarrón debe estar mojado, introduciéndolo en un recipiente con agua tibia durante al menos 1 día. En un segundo paso, procedemos a la eliminación de la maceta y el exceso de sustrato de las raíces. Cuando las raíces sean claramente visibles, puede proceder a cortar las partes viejas y secas. Tras realizar estas sencillas operaciones es posible colocar la planta en la nueva maceta que debe ser un poco más grande que la anterior. Es una buena idea no regar la planta trasplantada durante al menos una semana y protegerla de los rayos del sol.


Regando

A Cambria no le gusta demasiada agua pero tampoco su ausencia total. Está categóricamente prohibido dejar que el agua se estanque en el jarrón. En cualquier caso, el riego debe ser constante en verano mientras que en invierno las cosas cambian, no es necesaria la misma frecuencia. Esta planta vive bien en un ambiente húmedo, por lo que si el lugar donde vives es excesivamente seco, recuerda rociar agua sobre las hojas en cualquier época del año, teniendo cuidado de que no entre agua en las flores. La humedad óptima es alrededor del 70%.


Fertilizaciones

La fertilización de las plantas epífitas es fundamental, ya que no contienen la cantidad adecuada de sustancias que podría aportar un suelo real. Cambria, que forma parte de esta categoría, de hecho requiere una fertilización constante durante todo el año. Se deben disolver 0.5 gramos de fertilizante en un litro de agua y dar a la planta previamente regada una vez cada tres semanas.


Poda

Se debe realizar una poda para eliminar el tallo de la flor. De hecho, después de que las flores han muerto, tiende a deteriorarse por lo que es mejor eliminarlo, también porque el nuevo tallo de la flor crecerá independientemente de su presencia. Naturalmente, la poda debe realizarse con tijeras previamente desinfectadas con lejía.


Reproducción de orquídeas

La perpetuación de la especie puede ocurrir por simple división de los pseudobulbos que nacen cada vez que la planta florece. De hecho, simplemente muévalos a otros jarrones, tal vez más pequeños, y eso es todo.


Raíces de orquídeas

Las raíces de la orquídea cambria son raíces particulares que requieren un tratamiento especialmente cuidadoso, ya que esta planta es sensible a esas pequeñas heridas que se suelen hacer durante los tratamientos de tipo trasplante.


Enfermedades y parásitos

La mayoría de las enfermedades que afectan a Cambria se deben a las malas condiciones de crecimiento a las que está sometida la planta. De hecho, como un riego deficiente puede provocar la caída de las flores, los excesos de luz dan vida a manchas necróticas en las hojas.




Video: ORQUIDEAS CAMBRIA COMO MULTIPLICAR SEPTIEMBRE 2013


Artículo Anterior

Plantar y cuidar el membrillo japonés al aire libre

Artículo Siguiente

Por qué la albahaca morada es útil y cómo usarla correctamente