Giraffa camelopardalis - Giraffa


JIRAFA

CLASIFICACIÓN CIENTIFICA

Reino

:

Animalia

Filo

:

Chordata

Subfilo

:

Vertebrados

Clase

:

Mammalia

Pedido

:

Artiodactyla

Familia

:

Giraffidae

Amable

:

Jirafa

Especies

:

Giraffa camelopardalis

Nombre común

: jirafa

INFORMACION GENERAL

  • Longitud del cuerpo: 3.8 - 4.7 m más 80-100 cm de cola
  • Altura: hembra 3,9 - 4,5 m hasta la punta de los cuernos - macho 4,7 - 5,3 m hasta la punta de los cuernos
  • Peso: hembra 700-1180 kg - macho 1100-1930 kg
  • Esperanza de vida: 10-15 años en la naturaleza, 20-27 años en cautiverio
  • Madurez sexual: hembra 3 años - macho 4 años

HÁBITAT Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Jirafa, nombre científico Giraffa camelopardalis de la familia Giraffidae, es el animal terrestre más alto. Vive en toda África, en las áreas al sur del Sahara, sin embargo, evitando áreas de verdadero desierto, áreas pantanosas y selvas tropicales.

Una de sus peculiaridades que le hace sobrevivir en ambientes muy diferentes es que es un animal que logra permanecer largos periodos sin beber, por lo que puede vivir a cientos de kilómetros del agua sin que esto le cause ningún daño. En cualquier caso, su hábitat ideal son los bosques de coníferas o la sabana. No compite con otros animales por la comida, ya que se alimenta principalmente de hojas de árboles.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS

Lo primero en lo que todo el mundo piensa al pensar en la jirafa es sin duda su altura, que alcanza los 5,7 m en el macho adulto.

Tiene un pelaje manchado y el tipo también varía según el hábitat en el que vive ya que su función es la de camuflaje. Se han clasificado ocho subespecies que se diferencian entre sí por la diferente maculación del manto (se están realizando estudios sobre las diferentes subespecies y las opiniones son bastante discordantes entre los diferentes estudiosos).

Tienen una cola que mide hasta un metro de largo y termina en un mechón negro que se utiliza para repeler insectos.

La parte más llamativa es sin duda el cuello, de 2,5 m de largo en promedio, provisto de 7 vértebras, como en la mayoría de los mamíferos, solo que en este animal son particularmente alargadas y anchas. Dado que el corazón de la jirafa tiene que trabajar mucho para llevar la sangre a la cabeza, las arterias del cuello están equipadas con válvulas especiales que reducen la presión cuando baja la cabeza para evitar daños en el cerebro.

Las patas de la jirafa miden hasta 2 m de largo y son musculosas y poderosas. Cada uno tiene una pezuña partida (partida) formada por el tercer y cuarto dedo del pie, mientras que los otros tres dedos son mucho más pequeños. Cuando corre parece torpe y torpe debido al cuello que va y viene pero es un animal a tener en cuenta, de hecho puede alcanzar velocidades de 55-60 km / hy mantener esta velocidad en distancias considerables.

La cabeza está provista de cuernos que terminan en una punta redondeada que no son más que la extensión del cráneo. Generalmente en las hembras los cuernos son delgados mientras que en los machos son más robustos.

Una peculiaridad es la lengua azul de hasta 45 cm de largo que se utiliza junto con el labio superior para rasgar la vegetación que come.

CARÁCTER, COMPORTAMIENTO Y VIDA SOCIAL

La jirafa es un animal que habitualmente vive en pequeños grupos de 10 a 20 individuos, aunque esto no significa que el grupo sea la base de su forma social. De hecho, es un animal muy individual y se reúne con otros individuos solo para tener una mejor oportunidad de escapar de los depredadores. Cambie de un grupo a otro con facilidad. No hay reglas sobre cómo se debe formar un grupo (todas mujeres, todos hombres, hombres y mujeres, etc.): todas las combinaciones están bien. El único vínculo real que existe entre las jirafas es el de la madre con sus crías.

Generalmente no se enfrenta a peleas, pero dada su altura suele ver los peligros desde lejos y prefiere escapar.

Se alimentan por la mañana y por la tarde y por la noche duermen de pie para escapar mejor de los depredadores. La posición de reposo significa que la cabeza se coloca entre las patas traseras haciendo un gran arco alrededor del cuello. Rara vez se acuestan. Durante el descanso mantienen los ojos medio cerrados y los oídos siempre atentos.

COMUNICACIÓN

Se cree que las jirafas son animales tontos, ya que a menudo no se les oye hacer sonidos. En realidad se comunican entre sí a través de gruñidos, silbidos, gritos, silbidos, cada sonido con un significado preciso: cuando hay peligro, gruñe o resopla para advertir a los demás del peligro; una madre silba para llamar al bebé o baja cuando no lo ven. Los bebés emiten sonidos de balidos o maullidos, mientras que los machos emiten un sonido parecido a la tos cuando cortejan a una hembra en celo.

Un aspecto que no debe subestimarse en la comunicación es que las jirafas se comunican también gracias a su altura, de hecho la vista alta permite que los diferentes ejemplares estén siempre en contacto entre sí gracias a su aguda vista.

HÁBITOS ALIMENTICIOS

La jirafa se alimenta de hojas, flores, vainas y frutos de un gran número de especies vegetales: Acacia senegal, Mimosa pudica, Combretum micranthum, Prunus armeniaca aunque su principal alimento sea la Acacia.

Es el animal por excelencia que, dada su altura, el alimento más cómodo para su consumo se encuentra en los árboles. Las patas largas le impiden pastar y beber es un gran problema, de hecho para hacerlo debe abrir las patas delanteras y bajar la cabeza al suelo (ver vídeo a continuación).

Durante el día la jirafa se alimenta mientras que por la noche rumia, es decir regurgita la comida ingerida para masticarla y luego volver a tragarla. De hecho, es un rumiante.

Se ha observado que el macho suele preferir estirarse para pastar en las copas de los árboles mientras que la hembra prefiere alimentarse en las ramas inferiores (ver video al costado).

Pueden comer hasta 65 kg de verduras al día, incluso si en áreas pobres, pueden sobrevivir incluso con 7 kg de comida al día.

REPRODUCCIÓN Y CRECIMIENTO DEL PEQUEÑO

Generalmente el apareamiento se realiza durante el período lluvioso por lo que los siguientes nacimientos tienen lugar en los meses secos (mayo - agosto).

Las peleas entre machos jirafa por la atención de una hembra en celo no son infrecuentes. Durante la pelea, las dos jirafas caminan pegadas entre sí y se lanzan poderosas cabezas con sus cuernos golpeando al oponente en las caderas o el cuello. Si un golpe es particularmente fuerte, puede causar graves daños al oponente (ver video al lado).

Después del apareamiento, el macho se va y la hembra suele unirse a un grupo y permanecerá allí durante la gestación.

Lagiraffa tiene una gestación que dura aproximadamente 450 días (15 meses) y después de este período nace una pequeña de 2 m de altura y que pesa 50-55 kg (los nacimientos de gemelos son raros). La hembra al momento de dar a luz se separa del grupo, elige un lugar tranquilo y seguro y hasta que el bebé no haya cumplido las dos semanas de vida no se reincorporará al grupo. Suele dar a luz de pie mientras camina y la vida del bebé comienza con una poderosa caída desde una altura de 2 metros. Después de unos 15-20 minutos, el bebé puede levantarse y dar los primeros pasos inciertos y comienza a succionar la leche de la madre.

Cuando la madre con el pequeño se reencuentra con el grupo, la madre puede empezar a moverse y volver a moverse ya que todos los pequeños son confiados a una especie de guardería que permite a las madres poder irse en busca de comida y bebida. . De hecho, en esta guardería las diferentes madres se turnan en el cuidado y custodia de los pequeños.

El destete tiene lugar en promedio alrededor de los 12-16 meses y las hembras jóvenes generalmente permanecen dentro del rebaño de la madre, mientras que los machos tienden a estar solitarios hasta que encuentran su rebaño.

Los machos alcanzan la madurez sexual entre los 3 y 4 años, pero solo un año después alcanzan la madurez sexual, incluso si de hecho comienzan a reproducirse no antes de los siete años de edad. Las jirafas jóvenes alcanzan la madurez sexual a la edad de 3-4 años.

DEPREDACIÓN

Los leones, leopardos y hienas son los principales depredadores de la jirafa. También se ha observado que los cocodrilos se vuelven traicioneros cuando las jirafas se acercan a las orillas para beber. En cualquier caso, los depredadores solo pueden vencer a los animales enfermos, viejos o jóvenes cuando un individuo adulto y sano puede mantenerse al día con sus depredadores desatando poderosas patadas que pueden atravesar un cráneo sin ningún problema.

ESTADO DE LA POBLACIÓN

Allí Giraffa camelopardalis está clasificado en la lista roja IUNC entre los animales en bajo riesgo de extinción PREOCUPACIÓN MENOR (LC): se han estimado unos 100.000 ejemplares, aunque encuestas recientes indican una cierta disminución.

Las poblaciones del sur de África son generalmente más abundantes, mientras que las del norte están disminuyendo lentamente debido a la degradación del hábitat y la caza furtiva.

IMPORTANCIA SOCIAL, ECONÓMICA Y ECOSISTÉMICA

Una peculiaridad de estos mamíferos es que son un verdadero nido de garrapatas que les son quitadas por pequeños pájaros (Buphagus africanus) que descansan sobre su piel y comen con gran sabor liberando así la piel de estos molestos parásitos (ver video a continuación): por lo tanto, existe una ventaja mutua entre la jirafa y el Buphagus.

Las jirafas son una gran atracción para los zoológicos y los parques de vida silvestre.

En un tiempo fueron asesinados por su carne y con su piel hacían bridas, látigos, correas e incluso instrumentos musicales.

CURIOSIDAD'

El término jirafa proviene del árabe y probablemente de la palabra xirapha que significa "uno que camina muy rápido".


Jirafa reticulada

La jirafa reticulada (Giraffa camelopardalis reticulata), también conocido como Jirafa somalí, es una subespecie de jirafa originaria del Cuerno de África. Vive en Somalia, el sur de Etiopía y el norte de Kenia. [2] Hay aproximadamente 8.500 individuos que viven en estado salvaje. [2] La jirafa reticulada fue descrita y dada su nombre binomial por el zoólogo británico William Edward de Winton en 1899, sin embargo, la UICN actualmente reconoce solo una especie de jirafa con nueve subespecies.

Las jirafas reticuladas pueden cruzarse con otras especies de jirafas en cautiverio o si entran en contacto con poblaciones de otras especies en la naturaleza.

Junto con la jirafa de Rothschild, es, con mucho, la jirafa que se ve con mayor frecuencia en los zoológicos. [3] Su pelaje consiste en grandes manchas poligonales de color hígado delineadas por una red de líneas blancas brillantes. Los bloques a veces pueden aparecer de color rojo oscuro y también pueden cubrir las piernas. Las jirafas son los mamíferos más altos del mundo. [4]


Jirafas

Giraffa camelopardalis

Es el mamífero terrestre más alto del mundo y el rumiante más grande.

¿Cómo se reconocen?

Las jirafas son el mamífero terrestre más alto del mundo. Los machos (llamados toros) crecen hasta 5,3 my pesan 1.200 kg de media. Las hembras (llamadas vacas) son más pequeñas, crecen hasta 4,3 my pesan 830 kg en promedio.

Las jirafas tienen una espalda muy inclinada desde los hombros hasta la grupa, y una cola larga con un mechón negro al final para ahuyentar las moscas y otros insectos voladores. Sus piernas también son largas.

Tienen un cuello muy largo con una melena corta y erguida. Está formado por siete vértebras cervicales, como los humanos, pero son más grandes y están unidas con articulaciones esféricas para mejorar la flexibilidad. Con la ayuda de su largo cuello, las jirafas pueden explotar una franja de follaje más allá del alcance de todos los demás navegadores terrestres, excepto los elefantes.

Presentan protuberancias en forma de cuerno en la cabeza llamadas osiconos. Estos están formados con cartílago osificado cubierto de piel y pelaje. Los osicones son delgados y con mechones en las hembras, y gruesos y calvos en la parte superior en los machos, como resultado del uso durante las peleas con otros machos. Los osicones posiblemente participen en la termorregulación.

Algunos machos desarrollan depósitos de calcio en la parte superior de la cabeza, lo que crea la ilusión de que el animal tiene más de dos cuernos. El resultado es algo antiestético, pero puede usarse para dar golpes más fuertes durante las peleas con otros machos.

La lengua de las jirafas mide unos 45 cm de largo y es muy prensil (capaz de agarrar). La lengua, junto con un hocico estrecho y un labio superior flexible, permite a las jirafas negociar con éxito las espinas más grandes del árbol de acacia y tirar de las hojas. La punta de la lengua tiende a ser negra para evitar quemaduras solares, ya que está expuesta al sol una parte significativa del tiempo y puede ser rosada o morada cerca de la parte superior.

Tanto los machos como las hembras tienen un pelaje manchado. La subespecie (y ahora la especie) difiere ligeramente en coloración y patrón. Los parches de las jirafas son ante todo para el camuflaje, pero cada parche también actúa como una ventana térmica para liberar el calor corporal. El patrón de piel es similar a una de nuestras huellas dactilares, es un identificador único para cada animal y constante a lo largo de la vida de las Jirafas.

Anteriormente se pensaba que las jirafas tenían un gran corazón, pero investigaciones recientes han revelado que no hay lugar para esto. En cambio, las jirafas tienen un corazón relativamente pequeño y su poder proviene de un latido muy fuerte como resultado de las paredes increíblemente gruesas del ventrículo izquierdo.

Collares de cuello reversibles y acanalados para niños

Calentadores de cuello reversibles y acanalados

Calentadores de cuello básicos para niños

Calentadores básicos de colores claros

Donación

El 10% del precio de venta de este calentador de cuello se dona a la ONG ambientalista GCF.

Para más información sobre el trabajo realizado por GCF, consulte esta página.

¿Existe alguna subespecie?

Actualmente se reconocen nueve subespecies de jirafas. Los nuevos hallazgos proponen que en realidad hay cuatro especies y cinco subespecies de jirafas. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmar estos nuevos resultados y alterar la clasificación actualizada.

  • Jirafas (Giraffa camelopardalis)
    • Jirafa nubia (c. camelopardalis) Sudán del Sur y Etiopía
    • Jirafa Kordofan (c. antiquorum) África central
    • Jirafa de África Occidental (c. peralta) Níger
    • Jirafa reticulada (c. reticulata) Kenia, Etiopía y Somalia
    • Jirafa Masai ( C. tippelskirchi) Tanzania y Kenia
    • Jirafa angoleña (c. angolensis) Bostwana y Namibia
    • Jirafa sudafricana (c. jirafa) Angola, Botswana, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Zambia
    • Jirafa de Thornicroft (c. thornicrofti) Valle de Luagwa y Zambia
    • Jirafa de Rothschild (c. rothschildi) Uganda y Kenia
  • Jirafa del norte (Giraffa camelopardalis)
    • Jirafa nubia (G. c. Camelopardalis)
    • Jirafa Kordofan (G. c. Antiquorum)
    • Jirafa de África Occidental (G. c. Peralta)
  • Jirafa reticulada (Jirafa reticulada)
  • Jirafa masai (Jirafa Tippelskirchi)
  • Jirafa del sur (Jirafa jirafa)
    • Jirafa angoleña (G. g. Angolensis)
    • Jirafa sudafricana (G. g. Jirafa)

¿Dónde se encuentran?

Las jirafas están muy extendidas en África meridional y oriental, con poblaciones aisladas más pequeñas en África occidental y central. Ocurren en 21 países africanos y parece haberse extinguido en al menos siete más (Burkina Faso, Eritrea, Guinea, Mali, Mauritania, Nigeria y Senegal).

Cual es su habitat?

Las jirafas se han adaptado a una variedad de hábitats, que van desde paisajes desérticos hasta bosques y sabanas.

Jirafas en Níger

¿Cómo se aparean?

Las jirafas son polígamo. Lo que significa que los machos dominantes generalmente se aparean con todas las hembras de la manada que son fértiles.

Alcanzan la madurez sexual a los tres o cuatro años de edad, aunque los machos pueden no reproducirse hasta los seis o siete años, debido a la competencia de los machos más grandes.

Las jirafas hembras entran en estro cada dos semanas durante todo el año. Aunque las jirafas no tienen una temporada de apareamiento, la reproducción es más común durante la temporada de lluvias porque están menos estresadas y hay mucha comida para consumir.

Para saber cuáles de ellos están dispuestos a aparearse, los machos huelen su orina. Si las cosas parecen prometedoras, el macho sigue a la hembra hasta que ella se detiene, lo que indica que es el momento adecuado. Finalmente, el macho monta a la hembra por detrás y copula con ella.

El período de gestación dura unos 15 meses. El intervalo entre nacimientos es de casi dos años.

Jirafa reticulada recién nacida

Sobre su descendencia

Las madres jirafas dan a luz de pie, por lo que las crías nacen cayendo al suelo desde casi dos metros de altura. Por lo general, nace un solo ternero, los gemelos son poco comunes, pero ocurren.

Los terneros recién nacidos pueden caminar en aproximadamente una hora. Dependen de la leche materna durante nueve a doce meses y comienzan a probar alimentos sólidos alrededor de los cuatro meses de edad.

Durante los primeros meses después del nacimiento, los terneros son muy vulnerables a ser atrapados por depredadores. Los científicos informan que solo 1/4 de los bebés sobreviven hasta la edad adulta debido a las altas tasas de depredación.

Después del destete, los terneros permanecen cerca de la hembra durante casi dos años. Sin embargo, el período de independencia varía entre toros y vacas. Las vacas tienden a permanecer dentro del rebaño y los toros tienden a independizarse.

Comunicación y sentidos

Las jirafas se comunican entre sí mediante sonidos infrasónicos, por lo tanto, más allá del alcance del oído humano.

Su visión se basa principalmente en su altura. Les permite mantener la cohesión de la manada en la vasta sabana y evitar los ataques sorpresa de los depredadores.

También tienen buen olfato.

¿Cuándo están activos?

La alimentación ocupa la mayor parte del día de las jirafas. El tiempo que dedican a navegar a menudo aumenta durante la estación seca, ya que es más difícil encontrar alimentos de buena calidad y, a menudo, tienen que viajar más lejos para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Las jirafas duermen solo unas pocas horas todos los días. Suelen descansar de pie, aunque en ocasiones se pueden observar tumbados. Al acostarse, las jirafas doblan las patas debajo del cuerpo, pero sobre todo manteniendo el cuello alto. De vez en cuando, pueden dormir con la cabeza apoyada en el trasero. Esta forma de dormir solo dura períodos de tiempo muy cortos porque es una posición extremadamente expuesta.

¿Que comen?

Las jirafas son herbívoros y se alimentan de hojas, tallos, flores, vainas de semillas, frutos y, raramente, hierba. Su comida favorita son las acacias y los arbustos. Los machos generalmente se alimentan con el cuello y la cabeza completamente extendidos para alcanzar ramas más altas que las que las hembras están alimentando.

Son rumiantes, al igual que el ganado vacuno o el ovino. Tragan la comida rápidamente sin masticar, por lo que se ven obligados a pasar mucho tiempo moviendo la comida entre sus cuatro estómagos y su boca. Las jirafas regurgitan la comida que han ingerido, luego la mastican y finalmente la vuelven a tragar.

Si hay agua disponible, las jirafas beberán con frecuencia. Extienden las patas delanteras y / o las rodillas dobladas para permitir que su largo cuello llegue al agua. Sin embargo, en ambientes áridos, las jirafas absorben la mayor parte de su humedad gracias a la condensación que se acumula en las hojas.

¿Tienen depredadores?

Los leones son los principales depredadores de las jirafas. También son vulnerables a leopardos y hienas y, en menor medida, a guepardos y cocodrilos. La mayoría de los depredadores se dirigen a jirafas jóvenes, enfermas o ancianas. Además, los humanos plantearon un gran problema al cazarlos furtivamente.

Las jirafas se defienden de los depredadores pateando con sus largas patas. También corren a una velocidad de 50 km / h durante períodos prolongados.

¿Cuál es su vida útil?

La esperanza de vida media en la naturaleza: 25 años.

Manada de jirafas

Fuente: Giraffe Conservation Trust

Lucha de toros sudafricanos

¿Cómo se comportan?

Las jirafas son no territoriales y sociales. Forman manadas flexibles de 10 a 20 individuos en rangos muy variables, dependiendo de la disponibilidad de alimento y agua.

Las jirafas no tienen fuertes lazos sociales, excepto las madres con sus crías. Las mamás se reúnen en manadas de viveros y cuidan a las crías de las demás mientras buscan comida para proteger a sus bebés de los depredadores.

Los machos jóvenes que tienen la edad suficiente para cuidar de sí mismos forman manadas de solteros. Jugarán e interactuarán para tratar de descubrir quién es el más fuerte y el más dominante del grupo.

Los machos maduros abandonan su grupo de nacimiento y suelen pasar el resto de sus vidas solos, excepto durante la temporada de apareamiento.

Los machos compiten entre sí por el dominio y las oportunidades de apareamiento. Luchan usando sus cuellos y cabezas como armas. Este ritual se conoce como "besuqueo".

¿Están en peligro de extinción?

Las poblaciones de jirafas han sufrido una caída dramática del 36-40% en los últimos 30 años y se consideran vulnerables a la extinción.

Estos son los principales factores que han provocado este descenso:

  • Pérdida, degradación y fragmentación del hábitat debido al crecimiento de la población humana, que va de la mano con la expansión de las actividades agrícolas y ganaderas. También por las actividades mineras y la tala incontrolada.
  • Caza ilegal de carne y piel.
  • Conflictos armados.
  • Las condiciones de sequía son cada vez más comunes. Esta situación aumenta el riesgo de incendios forestales y movimientos de poblaciones humanas (a veces hacia áreas protegidas).
  • Enfermedades como el carbunco y la peste bovina.
  • Accidentes automovilísticos y ferroviarios fuera de áreas protegidas.

La mayoría de estos factores no han cesado y es posible que no sean reversibles en el rango de distribución de la especie.

Dado que las jirafas se distribuyen por toda África y viven desde parques nacionales y reservas estatales hasta tierras privadas y comunales, las acciones de conservación no son una tarea fácil. Sin embargo, estos deben incluir la gestión y protección del hábitat por parte de las fuerzas del orden e iniciativas de conservación basadas en la comunidad.


Cómo las jirafas se volvieron ganadoras por un cuello

Las jirafas han enseñado a generaciones de estudiantes cómo funciona la evolución. No directamente, por supuesto. La comunicación a través del tarareo nocturno es una barrera para la instrucción en el aula. Pero la jirafa moderna ... Giraffa camelopardalis - se utiliza a menudo como el ejemplo de libro de texto de por qué Darwin y Wallace tenían razón y Lamarck estaba equivocado.

La configuración es algo como esto. Piense en una pequeña protogirafa mirando con avidez unas hojas sabrosas en lo alto de un árbol. Alguien de la escuela de evolución lamarckiana, según el argumento, podría suponer que el pequeño jirafaide estiraría su cuello para agarrar la más baja de esas hojas altas y, a través del esfuerzo, desarrollaría un cuello más largo que luego pasaría a su descendencia. Repita para obtener mejores resultados. Un darwiniano, por otro lado, esperaría que las protogirafas variaran en la longitud del cuello y aquellas que por casualidad tenían el cuello un poco más largo podrían alcanzar más comida, sobrevivir más tiempo y aparearse con la frecuencia suficiente para transmitir esa variación al siguiente. generación, que volvería a representar el escenario.

Si bien el escenario es un poco una caricatura de lo que realmente pensó Lamarck, sigue siendo útil para llegar a la ecuación evolutiva básica que Darwin y Wallace destilaron de forma independiente. Sin embargo, a pesar de la popularidad del experimento mental, sabemos poco de cómo la jirafa consiguió su cuello. Los navegadores altos de hoy definitivamente evolucionaron a partir de antepasados ​​de cuello más corto, pero ¿cómo? Un nuevo estudio realizado por la anatomista de la Facultad de Medicina Osteopática del Instituto de Tecnología de Nueva York Melinda Danowitz y sus colegas ahora ofrece una respuesta.

Las jirafas no son los únicos animales que han desarrollado cuellos impresionantemente largos. Los dinosaurios saurópodos y los plesiosaurios acuáticos, por ejemplo, se extendieron a longitudes ridículas al agregar vértebras adicionales a la columna y alargar esos huesos individuales. Pero las jirafas tienen el número estándar de vértebras del cuello que comparten la mayoría de los mamíferos, siete, y el primer elemento de la parte torácica de la columna se modifica como un posible octavo hueso del "cuello". Pero eso es todo. La evolución, limitada por la anatomía de los mamíferos, moldeó a las jirafas de una manera diferente a los saurios de cuello largo.

Danowitz y sus coautores observaron puntos de referencia anatómicos en 71 vértebras de jirafa que abarcan 11 especies desde hace más de 16 millones de años hasta el presente, centrándose en la segunda y tercera vértebras del cuello. Resulta que un cuello proporcionalmente largo no es nuevo para estos mamíferos.

El mejor candidato para una verdadera protogirafa, Prodremotherium, y una jirafa temprana llamada Canthumeryx ya tenía huesos del cuello que eran largos en comparación con su ancho. “[No] sólo el linaje de las jirafas comenzó con un cuello relativamente alargado”, escriben Danowitz y sus coautores, “sino que este alargamiento cervical precede a las Giraffidae”, el subgrupo de jirafas que generalmente se considera que abarca todas las formas de cuello largo.

Pero a pesar de que las primeras jirafas ya tenían los huesos del cuello ligeramente alargados, no hubo una "Marcha del Progreso" hacia alturas imponentes. Al menos uno, y posiblemente más, linajes de jirafas volvieron a cuellos abreviados que colgaban alrededor de fuertes vértebras. Giraffokeryx fue una de las primeras jirafas de cuello corto, que navegaba por el follaje bajo hace unos 12 millones de años, y en los últimos tres millones de años Sivatherium, Bramatherium, y el okapi siguió su ejemplo. Los cuellos cortos proliferaron junto con sus parientes más larguiruchos, razón por la cual todavía tenemos jirafas de cuello corto y largo en la actualidad.

Las jirafas de cuello largo no evolucionaron hasta hace unos 7,5 millones de años. Samoterio, Palaeotragus, Bohlinia, el extinto Giraffa sivalensis y los vivos Giraffa camelopardalis preservar suficientes características de transición para permitir que Danowitz y sus colegas reconstruyan cómo ocurrió este estiramiento. No se trataba simplemente de sacar sus vértebras como si estuvieran en una especie de tirón anatómico de caramelo. La mitad frontal de las vértebras del cuello se alargó en Samoterio y Palaeotragus, generando formas intermedias entre las de hoy Jirafa y sus predecesores en escorzo. Luego, en los últimos dos millones de años, el linaje que condujo a la moderna Jirafa alargó la mitad posterior de las vértebras del cuello, lo que les dio aún más alcance y los convirtió literalmente en los mejores de su clase.

Si pudieras reunir todos estos fragmentos y piezas fósiles en un cortometraje que reproduzca la evolución de la jirafa, no terminarías con la transformación fluida de un herbívoro de pequeña estatura en un navegador altísimo a cuadros. Habría comienzos y paradas e historias paralelas, el final no sería un objetivo sino una casualidad. En resumen, es hora de actualizar esos libros de texto nuevamente.


Jirafa del norte

Jirafa kordofánG. c. anticorum)

El área de distribución de la jirafa Kordofan incluye algunas de las áreas más hostiles de África: el sur de Chad, la República Centroafricana, el norte de Camerún, el norte de la República Democrática del Congo y el oeste de Sudán del Sur. Se estima que aproximadamente 2.000 personas sobreviven en estos países devastados por la guerra. Una disminución de más del 80% en las últimas tres décadas ha resultado en su reciente inclusión como En peligro crítico en la Lista Roja de la UICN.

Las manchas de la jirafa Kordofan son pálidas e irregulares. Al igual que otras subespecies de jirafas del norte, no tienen marcas en la parte inferior de las patas.

Jirafa nubiaG. c. camelopardalis)

La jirafa de Nubia es la subespecie nominada, lo que significa que debido a que fue el primer espécimen registrado, su nombre subespecífico en latín es el mismo que el de la especie original descrita. El número estimado de jirafas nubias es de aproximadamente 3000 individuos, lo que incluye a la jirafa de Rothschild, anteriormente reconocida genéticamente idéntica. En la actualidad, menos de 200 ocurren en el oeste de Etiopía, 450 en el este de Sudán del Sur, 800 en Kenia y más de 1.550 en Uganda.

Curiosamente, la mayoría de las jirafas nubias en Kenia viven extralimitamente (fuera de su área de distribución natural), que es el resultado de un esfuerzo por establecer poblaciones viables para la conservación.

La información exacta sobre las poblaciones precariamente pequeñas y fragmentadas en Etiopía y Sudán del Sur es extremadamente difícil de determinar, y es muy probable que su número sea menor debido al aumento de la caza furtiva en la región. Con base en la tasa de disminución, estimada en 95% en las últimas tres décadas, las jirafas de Nubia fueron, por primera vez, agregadas a la Lista Roja de la UICN y listadas como En peligro crítico. En 2010, la subespecie de Rothschild anteriormente conocida se clasificó como En peligro de extinción y de Importancia alta para la conservación en la Lista Roja de la UICN, pero sobre la base de los buenos esfuerzos de conservación de los gobiernos y socios, incluido el GCF, la jirafa de Rothschild fue incluida en la lista Casi amenazado a medida que las poblaciones y los números han aumentado. Una vez que la UICN reconozca las dos subespecies como una, el estado de conservación en la Lista Roja de la UICN para la jirafa de Nubia en su conjunto probablemente se mantendrá. En peligro crítico, lo que indica una necesidad urgente de medidas de conservación inmediatas.

Los parches de la jirafa nubia son grandes, rectangulares y de color marrón castaño. Los parches están rodeados de un color crema blanquecino. No hay marcas en la parte inferior de sus piernas.


Jirafas

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Jirafas, (género Jirafa), cualquiera de las cuatro especies del género Jirafa de mamíferos africanos de cuello largo y pezuña que rumian, con patas largas y un patrón de pelaje de manchas marrones irregulares sobre un fondo claro. Las jirafas son los animales terrestres más altos, los machos (toros) pueden superar los 5,5 metros (18 pies) de altura, y las hembras más altas (vacas) miden unos 4,5 metros. Utilizando lenguas prensiles de casi medio metro de largo, pueden hojear el follaje a casi seis metros del suelo. Las jirafas son una vista común en los pastizales y bosques abiertos en el este de África, donde se pueden ver en reservas como el Parque Nacional Serengeti de Tanzania y el Parque Nacional Amboseli de Kenia. El genero Jirafa está formado por la jirafa del norteG. camelopardalis), la jirafa del sur (G. jirafa), la jirafa Masai (G. tippelskirchi), y la jirafa reticulada (G. reticulata).

¿Qué altura tienen las jirafas?

Las jirafas machos pueden superar los 5,5 metros (18 pies) de altura y las jirafas hembras pueden alcanzar unos 4,5 metros (unos 14 pies). Las jirafas crecen casi a su altura máxima a los cuatro años.

¿Dónde viven las jirafas?

La mayoría de las jirafas viven en pastizales y bosques abiertos en el este de África, especialmente en reservas como el Parque Nacional Serengeti y el Parque Nacional Amboseli. Algunos también se encuentran en las reservas del sur de África.

¿Qué comen las jirafas?

Las jirafas comen nuevos brotes y hojas, principalmente del árbol de acacia espinoso. La lengua y el interior de la boca están revestidos con un tejido resistente que protege contra las espinas.

¿Cuánto tiempo viven las jirafas?

Las jirafas viven hasta 26 años en estado salvaje y un poco más en cautiverio.

¿Son las jirafas una especie en peligro de extinción?

Las jirafas no están clasificadas como especies en peligro de extinción. Su estado de conservación fue reclasificado de una especie de menor preocupación a vulnerable en 2016 por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, en respuesta al aumento de las tasas de mortalidad provocadas por la pérdida de hábitat y la caza ilegal.

Las jirafas crecen hasta casi su altura máxima a los cuatro años de edad, pero aumentan de peso hasta los siete u ocho años. Los machos pesan hasta 1.930 kg (4.250 libras), las hembras hasta 1.180 kg (2.600 libras). La cola puede tener un metro de largo y tiene un mechón negro largo en el extremo, también hay una melena negra corta. Both sexes have a pair of horns, though males possess other bony protuberances on the skull. The back slopes downward to the hindquarters, a silhouette explained mainly by large muscles that support the neck these muscles are attached to long spines on the vertebrae of the upper back. There are only seven neck (cervical) vertebrae, but they are elongated. Thick-walled arteries in the neck have extra valves to counteract gravity when the head is up when the giraffe lowers its head to the ground, special vessels at the base of the brain control blood pressure.

The gait of the giraffe is a pace (both legs on one side move together). In a gallop, it pushes off with the hind legs, and the front legs come down almost together, but no two hooves touch the ground at the same time. The neck flexes so that balance is maintained. Speeds of 50 km (31 miles) per hour can be maintained for several kilometres, but 60 km (37 miles) per hour can be attained over short distances. Arabs say of a good horse that it can “outpace a giraffe.”

Giraffes live in nonterritorial groups of up to 20. Home ranges are as small as 85 square km (33 square miles) in wetter areas but up to 1,500 square km (580 square miles) in dry regions. The animals are gregarious, a behaviour that apparently allows for increased vigilance against predators. They have excellent eyesight, and when one giraffe stares, for example, at a lion a kilometre away, the others look in that direction too. Giraffes live up to 26 years in the wild and slightly longer in captivity.

Giraffes prefer to eat new shoots and leaves, mainly from the thorny acacia tree. Cows in particular select high-energy low-fibre items. They are prodigious eaters, and a large male consumes about 65 kg (145 pounds) of food per day. The tongue and inside of the mouth are coated with tough tissue as protection. The giraffe grasps leaves with its prehensile lips or tongue and pulls them into the mouth. If the foliage is not thorny, the giraffe “combs” leaves from the stem by pulling it across the lower canine and incisor teeth. Giraffes obtain most water from their food, though in the dry season they drink at least every three days. They must spread the forelegs apart in order to reach the ground with the head.

Females first breed at four or five years of age. Gestation is 15 months, and, though most calves are born in dry months in some areas, births can take place in any month of the year. The single offspring is about 2 metres (6 feet) tall and weighs 100 kg (220 pounds). For a week the mother licks and nuzzles her calf in isolation while they learn each other’s scent. Thereafter, the calf joins a “nursery group” of similar-aged youngsters, while mothers forage at variable distances. If lions or hyenas attack, a mother sometimes stands over her calf, kicking at the predators with front and back legs. Cows have food and water requirements that may keep them away from the nursery group for hours at a time, and about half of very young calves are killed by lions and hyenas. Calves sample vegetation at three weeks but suckle for 18–22 months. Males join other bachelors when one to two years old, whereas daughters are likely to stay near the mother.

Bulls eight years and older travel up to 20 km per day looking for cows in heat (estrus). Younger males spend years in bachelor groups, where they engage in “necking” bouts. These side-to-side clashes of heads cause mild damage, and bone deposits subsequently form around the horns, eyes, and back of the head a single lump projects from between the eyes. Accumulation of bone deposits continues through life, resulting in skulls weighing 30 kg. Necking also establishes a social hierarchy. Violence sometimes occurs when two older bulls converge on an estrous cow. The advantage of a heavy, knobbed skull is soon apparent. With forelegs braced, bulls swing their necks and club each other with their skulls, aiming for the underbelly. There have been instances of bulls being knocked off their feet or even rendered unconscious.

Paintings of giraffes appear on early Egyptian tombs just as today, giraffe tails were prized for the long wiry tuft hairs used to weave belts and jewelry. In the 13th century, East Africa supplied a trade in hides. During the 19th and 20th centuries, overhunting, habitat destruction, and rinderpest epidemics introduced by European livestock reduced giraffes to less than half their former range. Today giraffes are numerous in East African countries and also in certain reserves of Southern Africa, where they have enjoyed somewhat of a recovery. The West African subspecies of the northern giraffe is reduced to a small range in Niger.

Giraffes were traditionally classified into one species, Giraffa camelopardalis, and then into several subspecies on the basis of physical features. Nine subspecies were recognized by coat pattern similarities however, it was also known that individual coat patterns were unique. Some scientists contended that these animals could be divided into six or more species, since studies had shown that differences in genetics, reproductive timing, and pelage patterns (which are indicative of reproductive isolation) exist between various groups. By the 2010s mitochondrial DNA studies had determined that genetic uniquenesses brought on by the reproductive isolation of one group from another were significant enough to separate giraffes into four distinct species.

The giraffe had long been classified as a species of least concern by the International Union for Conservation of Nature (IUCN), which places all giraffes in the species G. camelopardalis. A study in 2016, however, determined that habitat loss resulting from expanding agricultural activities, increased mortality brought on by illegal hunting, and the effects of ongoing civil unrest in a handful of African countries had caused giraffe populations to plummet by 36–40 percent between 1985 and 2015, and, as of 2016, the IUCN has reclassified the conservation status of the species as vulnerable.

The only close relative of the giraffe is the rainforest-dwelling okapi, which is the only other member of the family Giraffidae. G. camelopardalis or something very similar lived in Tanzania two million years ago, but Giraffidae branched off from other members of the order Artiodactyla—cattle, antelope, and deer—about 34 million years ago.


Giraffa camelopardalis

Other Names for Giraffa camelopardalis

References

Dagg, A. I. and J. B. Foster. 1976. The Giraffe: Its Biology, Behaviour and Ecology. Van Nostrand Reinhold, New York.

Pratt, D. M. and V. H. Anderson. 1982. Population, distribution, and behaviour of giraffe in the Arusha National Park, Tanzania. Journal of Natural History 16:481-9.

Pratt, D. M. and V. H. Anderson. 1985. Giraffe social behavior. Journal of Natural History 19:771-81.

Simmons, R. E. and L. Scheepers. 1996. Winning by a neck: Sexual selection in the evolution of giraffe. The American Naturalist 148:771-86.

Title Illustrations

Scientific Name Giraffa camelopardalis
Location Tanzania
Specimen Condition Live Specimen
Copyright © Greg and Marybeth Dimijian
About This Page

Page: Tree of Life Giraffa camelopardalis. The TEXT of this page is licensed under the Creative Commons Attribution-NonCommercial License - Version 3.0. Note that images and other media featured on this page are each governed by their own license, and they may or may not be available for reuse. Click on an image or a media link to access the media data window, which provides the relevant licensing information. For the general terms and conditions of ToL material reuse and redistribution, please see the Tree of Life Copyright Policies.

Citing this page:

Tree of Life Web Project. 2006. Giraffa camelopardalis. Version 23 February 2006 (temporary). http://tolweb.org/Giraffa_camelopardalis/50980/2006.02.23 in The Tree of Life Web Project, http://tolweb.org/

This page is a Tree of Life Leaf Page.

Each ToL leaf page provides a synopsis of the characteristics of a group of organisms representing a leaf at the tip of the Tree of Life. The major distinction between a leaf and a branch of the Tree of Life is that a leaf cannot generally be further subdivided into subgroups representing distinct genetic lineages.

For a more detailed explanation of the different ToL page types, have a look at the Structure of the Tree of Life page.


Contents

The IUCN currently recognizes only one species of giraffe with nine subspecies, one of which is the reticulated giraffe. [1] [5] All living giraffes were originally classified as one species by Carl Linnaeus in 1758. The subspecies was described and given a binomial name Giraffa reticulata by British zoologist William Edward de Winton in 1899.

Reticulated giraffes historically occurred widely throughout Northeast Africa. Their favored habitats are savannas, woodlands, seasonal floodplains, and rainforests.

To save the remaining 9,000, or so, Reticulated giraffes, several conservation organizations have been formed. One of these organizations is San Diego Zoo Global's "Twiga Walinzi" (meaning Giraffe Guards) initiative. Their work includes hiring and training local Kenyans to monitor 120 trail cameras in Northern Kenya (Loisaba Conservancy and Namunyak Wildlife Conservancy) that capture footage of wild giraffes and other Kenyan wildlife developing a photo ID database so individual giraffes can be tracked informing rangers of poaching incidents and removing snares caring for orphaned giraffes and educating communities about giraffe conservation.

Along with the Rothschild's giraffe, the reticulated giraffe is the most common giraffe found in zoos. The Cheyenne Mountain Zoo in Colorado Springs, Colorado is said to have the largest reticulated giraffe herd in all of North America. [6] Reticulated and Rothschild's giraffes have been bred together in the past. This was done because it was thought that the giraffe subspecies interbred in the wild. However, new research that was done in 2016 discovered that the separate giraffe populations do not interbreed.

Few zoos have distinct Rothschild's giraffe or reticulated giraffe herds. The San Diego Zoo Safari Park, [7] Bronx Zoo, [8] and Chester Zoo [9] have herds of just Rothschild's giraffe. Cheyenne Mountain Zoo, [6] Busch Gardens Tampa, [10] The Maryland Zoo, [11] Omaha's Henry Doorly Zoo, [12] The Louisville Zoo, and Binder Park Zoo all have strictly reticulated giraffe herds. However, some zoos still breed Rothschild's giraffe and reticulated giraffes.


Video: Giraffe Giraffa Camelopardalis. Animal Think #shorts


Artículo Anterior

Cherry Orchard: variedades y tipos de cerezas

Artículo Siguiente

Ajania: sembrar, plantar, mantener en el jardín.